domingo, 14 de mayo de 2017

Dragustín, un dragón de cine, Mar Pavón y Lucía Serrano



Nada más ver Dragustín, un dragón de cine, hubo algo que me atrajo en él. Me pareció un libro vivaz y positivo, aun antes de abrirlo. Mi amiga P. me dijo que a su hijo le encantaba, es más, que era uno de sus preferidos, y le pedí que me lo prestara para leerlo con M. 

Y, efectivamente, Dragustín no decepciona. M. se estuvo partiendo de risa desde la primera a la última página, y lo hemos releído muchas veces. El cuento narra la historia de Dragustín, un dragón feliz... y también muy rutinario, hasta casi el aburrimiento, que hace todos los días lo mismo: "levantarse a las siete, desayunar a las ocho, leer el periódico a las nueve, pasear a las once..." y así con todo. 


Pero lo que Dragustín aún no sabe es que de un día para otro le va a cambiar la vida a raíz de contestar a un anuncio por palabras del periódico en el que se busca a un actor para interpretar el papel de dragón en un película.

Él piensa que, a pesar de no ser actor, nadie podría representar ese papel mejor que él. Así que, ni corto ni perezoso, se planta en la calle San Jorge (guiño para los mayores) para hacer el casting. Dragustín causa sensación en el plató porque es enorme, aunque también un poco torpe, y causa un par de destrozos sin pretenderlo. 



Al director de la película es al que más le gusta y le contrata sin dudarlo. Los días de rodaje se suceden y Dragustín se maneja regular en unos espacios tan pequeños para su envergadura. Así que, sin querer, rompe el decorado, le pisa el pelo a la princesa o se lo pone muy difícil al caballero cuando le quiere clavar la lanza. El dragón se siente avergonzado, pero el director en cambio está encantado con el realismo de su personaje y no hace más que alabarlo:

¡TREMENDO, BRUTAL, MONSTRUOSO!


Eso sí, todos creen que Dragustín es un actor con un disfraz muy logrado. Poco a poco, Dragustín va sintiéndose más cómodo con esa vida ruidosa e imprevisible que tiene ahora, y se va olvidando de sus rutinas de antaño que tanta seguridad le daban. 

Después de muchas aventuras, un día todo el equipo descubre que Dragustín es un dragón de verdad y... después del susto inicial incluso van con él al estreno de la película, al fin y al cabo ¡él es la estrella!
Me parto con la cara de Dragustín y con sus posturas


Viendo las ilustraciones os podéis hacer una idea de lo simpaticorro y expresivo que es Dragustín. La edición y el formato están muy cuidados y es un libro que os recomiendo sin dudarlo.

* (Si te interesa este libro y no lo encuentras en tu librería de barrio o en la biblioteca, puedes comprarlo a través de este enlace y ayudarme a mantener el blog. Muchas gracias).


 
  

Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!

1 comentario :

  1. A mi también me encantó el libro, lo primero el nombre tan gracioso y sonoro del dragón protagonista, luego pensé que de alguna manera nos identificamos con el, nosotras también nos hemos sentido torpes, patosas,fuera de lugar y encerradas en una vida aburrida y rutinaria,lastima que no haya ningún director que nos aplauda y nos considere grandes artistas como le pasa a Dragustin en el cuento.
    Isabel

    ResponderEliminar

Gracias por pasarte por aquí

Entradas Relacionadas

Etiquetas

Acantilado (1) Agatha Christie (1) Alejandro Zambra (2) Alemán (3) Almudena Grandes (1) Alpha Decay (2) Amélie Nothomb (2) Anagrama (4) Anna Llenas (1) Antonio Palomar (1) Arturo Pérez-Reverte (1) Asuntos (26) Benjamin Black (1) Berlín (3) Biografías (3) Catherine Miller (1) Chris Wormell (1) Christa Wolf (2) Chuck Palahniuk (1) Ciencia ficción (3) Cómic (3) Consultorio lector (4) Cortázar (1) Crisis (8) Cristina Peri Rossi (1) Crítica (20) Cuando un escritor te decepciona (1) Cuentos (2) D. H. Lawrence (1) David Trueba (1) Don Delillo (1) ecología (3) Eduardo Halfon (1) Elvira Lindo (1) Elvira Navarro (2) Emilio Bueso (1) Emilio Urberuaga (2) Eric Carle (1) Escribir (8) Feminismo (3) Fondo de Cultura Económica (1) Gabriela Wiener (1) H.P. Lovecraft (1) Héctor Abad (1) Henry James (1) Hervé Tullet (1) Ilustración (3) Internet (3) Isaac Rosa (2) Italo Calvino (1) Jean Baudrillard (1) Jean Rhys (1) Jeffrey Eugenides (1) Jesús Carrasco (1) Jim Dodge (2) John Banville (1) John Irving (1) Jorge Herralde (3) Juan José Millás (1) Juanjo Sáez (1) Julio Cortázar (1) Kalandraka (2) Laura Gutman (1) Leer (2) Leo Leonni (1) Librerías (2) Libros para niños (35) Libros que leemos (3) Libros que leo (17) Listas (16) Luis Goytisolo (1) Luis Landero (1) Marta Sanz (1) Michael Bond (1) Mireia Pérez (1) Mondadori (1) Neil Gaiman (1) Nick Hornby (1) No ficción (4) Pablo Gutiérrez (1) Patricia Highsmith (1) Patrick Modiano (1) Poesía (3) Política (1) Pre-Textos (1) Reseñas (11) Roberto Bolaño (2) Rocío Martínez (1) Satoshi Kitamura (1) Sergio Bizzio (1) Silvia Nanclares (1) Siri Hustvedt (1) Siruela (1) Sociología (1) Thomas Brussig (1) Viajes (1)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...